Heráclito dixit:

"Si la felicidad residiera en los placeres del cuerpo, proclamaríamos felices a los bueyes cuando encuentran para comer arvejas amargas"

7 may. 2015

Aporafobia.

Pensar que nuestros problemas se agravan por la presencia de inmigrantes pobres es de idiotas y de incultos. Lo primero no se cura, lo segundo debería estar penado. Se puede pensar muchas cosas, incluso que la pobreza es la causa de los males, cosa que desde mi punto de vista es al revés. O sea, de lo mal que se hacen las cosas surge la pobreza. La estigmatización de las personas que no tienen acceso a los bienes de producción, o han nacido en tal o cual región sintetizan los típico razonamientos xenófobos y clasistas. La realidad es que la riqueza que se genera en nuestro sistema económico es capitalizada por muy pocas personas, quiero decir que no se reparte. Una muestra de ello es que las personas que más horas trabajan y que menos días libres tienen son los que menos cobran, ademas del vaciado ideológico del mundo obrero, ya no hay trabajadores, hay ciudadanos de tal o cual clase: Alta, media, baja y proletariado.
A mi parecer el "problema" de los árabes  es un problema religioso que se solucionaría quitando de los cargos políticos a los creyentes de tal o cual religión. El caso es que los "moros" no son el Estado Islámico, ni siquiera todos son musulmanes, porque también hay cristianos y, espero, algún que otro ateo. El Estado Islámico es, a mi parecer, el fruto  de décadas de trabajo diplomático mediocre, donde se ha primado el dinero y el control de los recursos y las regiones por encima de la paz. Hay que recordar que la guerra es uno de los mayores negocios de nuestro amado sistema. Es normal olvidarlo, no tenerlo en cuenta o verlo correcto, desde pequeños nos enseñan que hay líderes y secuaces y que ser un disidente no está bien ni es propio de una persona socialmente educada.
Por concluir, la pobreza entre el proletariado es producto de la avaricia de la burguesía propietaria. Y la creciente radicalización del islam es fruto de la misma pobreza, y no al revés. Mientras que no se acabe y se catalogue la propiedad como un delito, mientras no se vea mal acaparar sin límites, cada vez iremos a peor. El miedo al extranjero pobre, la aporafobia, es una nueva forma de xenofobia del proletariado sin conciencia de clase, cuya realidad totalmente controlada por los medios de comuncación y con un interés mediocre en mejorar, le lleva a servir caros platos, vestidos y servicios a una cantidad ingente de extranjeros ricos, con una sonrisa estúpida, mientras se muere de asco sentado junto a un "moro, ecuatoriano, ucraniano..." pobre en la cola del médico de la seguridad social.
¿Cómo se lo tomarían los curas, predicadores, obispos y demás si fueran los critsianos los mangoneados? ¿Acaso todos los que viven en occidente están de acuerdo con todas las políticas de sus dirigentes? ¿Creéis que todos los que huyen de un país en guerra y empobrecido vienen para hacer una guerra silenciosa? ¿Piensas que tu dolor es diferente al de otro? ¿Alguna vez os hacéis preguntas?
Publicar un comentario