Heráclito dixit:

"Si la felicidad residiera en los placeres del cuerpo, proclamaríamos felices a los bueyes cuando encuentran para comer arvejas amargas"

23 jun. 2011

Utopía.

Utopía según la RAE:
1. f. Plan, proyecto, doctrina o sistema optimista que aparece como irrealizable en el momento de su formulación.

Etimológicamente viene a señalar algo que no se encuentra físicamente en ninguna parte, la "u" anula el significado de la palabra "topos", que hace referencia al espacio físico. Así que podemos decir que utópico es aquello:
  • que se presenta como irrealizable en el momento de su formación;
  • que en el caso de que se esté llevando a cabo no se sabe dónde;
  • y que si ya se dio tampoco tiene espacio físico en el presente.
"Utopía" de Tomas Moro es una narración en la que se presenta una sociedad más o menos ideal y con la que podemos llevar a cabo experimentos o ejercicios mentales sobre causas y efectos de tal o cual principio ético, moral o político. Podemos encontrar el inicio del pensamiento "utópico" en los propios albores del pensamiento, desde que por primera vez alguien se planteó un "y si". Los mitos del Edén y de la Atlántida son buenos ejemplos de que el pensamiento utópico está enraizado en la naturaleza humana, pero con la peculiaridad de que en ellos la "utopía" se da en un tiempo pasado y se castiga a la Humanidad por el deseo del conocimiento y del poder que éste otorga, algo así como lo que hoy conocemos como "tecnófobos". Desde los "luditas" no cesan de aparecer movimientos antimáquina, antiprogreso, por miedos como la perdida de trabajo y el empobrecimiento que conlleva.
El pensamiento utópico plantea el desarrollo técnico como un punto a su favor, como una razón por la que querer evolucionar. Ya que si menos personas son necesarias para trabajar porque se "economiza" el esfuerzo o fuerza de trabajo, mucho mejor, porque así más personas pueden dedicarse al ocio, a desarrollarse personalmente. Ya que se entiende el ocio como el cultivo de la persona desde las artes libres, no como un simple mirar la televisión o salir de compras, que también es ocio. Ahora, esto sólo es posible si trabajamos todos los que estamos en edad de trabajar, de aquí que siempre se esgrima que esto sólo puede intentar realizarse en grupos pequeños o agrícolas, a la hora de llevarlo a la práctica.
El pensamiento utópico debe llevarnos a querer mejorar al ser humano, que podamos ir más allá de nuestras limitaciones, para ello la tecnología es fundamental, gracias a ella podemos ser más eficientes con los mismos recursos. No hay que olvidar que la agricultura y la ganadería en su primera fase es técnica, y que el paso a la fase tecnológica es lo que ha podido facilitar la obesidad del primer mundo, la anorexia y el resto de enfermedades derivadas de los trastornos alimenticios.Estas enfermedades y la plaga del hambre que sigue asolando nuestro planeta no es fruto de la tecnología en si, sino de su uso, o sea, de lo que políticamente se hace con ella.
El pensamiento utópico también tiene sus logros políticos, no debemos olvidar nunca que la Declaración de los Derechos Humanos, con su carácter universal, tiene sus raíces en aquel, y que un solo paso atrás en la defensa de estos derechos nos llevará al desastre. Cada vez que una persona o un país o una institución viola esta declaración retrocedemos cien años. Vivir no es gratis, hay que esforzarse cada día, pero hay que esforzarse hacia el bien en su sentido universal, no el bien sesgado de los partidos y partidarios de tal o cual escuela.
Arrojados al abismo de la vida (muerte) debemos decidir qué partido tomamos. No huimos si tomamos partido por lo universal, no negamos nuestra conciencia individual por proyectarnos hacia el futuro, hacia un futuro universalmente digno. Si practicamos el pensamiento utópico haremos posible lo imposible.

21 jun. 2011

Un pequeño fragmento, un gran esfuerzo.

Todos los prejuicios que intento indicar aquí dependen de uno solo, a saber: el hecho de que los hombres supongan, comúnmente, que todas las cosas de la naturaleza actúan, al igual que ellos mismos, por razón de un fin, e incluso tienen por cierto que Dios mismo dirige todas las cosas hacia un cierto fin, pues dicen que Dios ha hecho todas las cosas con vistas al hombre, y ha creado al hombre para que le rinda culto.” (Página 63, Ética según el orden geométrico, Espinosa)