Heráclito dixit:

"Si la felicidad residiera en los placeres del cuerpo, proclamaríamos felices a los bueyes cuando encuentran para comer arvejas amargas"

30 may. 2014

Un mal sueño.

Ayer tuve un sueño, un mal sueño.
La escena era de película americana: una familia en un salón comedor hablando de política y sobre la situación social. Era una casa de esas que siempre salen con su jardincito, de madera, y en una zona residencial. Todos, o al menos los que yo recuerdo, eran hombres, aunque había esencia femenina. De pronto, alguien llama desde la ventana, y uno de los hombres del salón, posibliemente yo, dice "no hay trabajo". El ruido de la ventana cesa momentáneamente, todos en la familia siguen erre que erre arreglando el mundo. De pronto el ruido vuelve de forma más intensa y agresiva, pero son voces de niños que gritan y piden y moestan. Total que salgo para decirles que se vayan a molestar a otra parte. En este punto, uno de los niños me saca una pistola, el pánico se apodera de todo el mundo, incluso de los niños. Los otros dos también van armados. Me acerco a uno de los niños, le agarro la pistola y le digo "¿es que no sabes quienes son los nazis? Si nos hacéis algo irán a por vosotros", los niños salen disparados corriendo.
Me despierto y paso todo el día dándole vueltas.
Publicar un comentario